tiempo de cerezas

tiempo de cerezas
espectáculo natural

viernes, 23 de junio de 2017

DEMOGRAFIA


 Actualizado: 

La mayor parte de la España rural -la gran mayoría del país en términos de superficie- se desangra demográficamente a un ritmo medio de cinco habitantes menos cada hora. En el último trienio, la España rural ha perdido población a un ritmo promedio de 45.000 habitantes menos cada año.

De los últimos datos oficiales de población certificados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) se desprende que el problema del desierto demográfico, lejos de frenarse, se sigue acentuando. Lo ha seguido haciendo de forma drástica durante el último año, en el que se ampliado la lista de municpios en riesgo más o menos severo de despoblación y, además, la mayoría de esos municipios están demográficamente condenados, con censos cada vez más envejecidos y sin capacidad de garantizar siquiera mínimas tasas de natalidad.

De los 8.124 municipios que hay en España, 4.983 están amenazados por la extinción demográfica, al subsistir con menos de 1.000 habitantes empadronados y estar afectados, de forma más o menos intensa, por procesos de regresión vegetativa. Una gran parte de todos ellos registran tasas nulas de natalidad desde hace años, en algunos casos desde hace incluso décadas.


La situación más exterma la sufren 1.321 municipios que ya ni siquiera pasan de los 100 empadronados -y es habitual que el padrón oficial sea más elevado que el de la población real que vive habitualmente en esas pequeñas localidades-. Estos 1.321 conforman la lista negra de municipios en riesgo extremo de extinción, una lista negra que se agranda mes a mes. Durante 2016, según los últimos datos oficiales del INE, 35 localidades más engrosaron el grupo de pueblos en riesgo extremo de extinción demográfica. Esto significa que en España, por término medio, cada quince días hay un pueblo más en máximo riesgo de desaparecer, de quedar borrado del mapa a medio plazo, convertido en pueblo fantasma.

El pasado enero, el informe «Población y Despoblación en España 2016», difundido por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), alertaba de una crítica situación que ahora, apenas seis meses después, se confirma agravada a tenor de los últimos censos de población avanzados por el INE.


En el 90% del territorio, el 20% de la población.

El fenómeno de la despoblación agrava la crisis demográfica que arrastra España, al combinarse una doble problemática: ser pierde población en cómputo global y, además, cada vez se da una mayor concentración demográfica en las ciudades, y una despoblación más acusada en la mayor parte del territorio nacional.

La España rural ocupa el 90% del territorio nacional. Sin embargo, solo concentra el 20,7% de la población total del país. De los 8.125 municpios que hay en España, 7.376 no pasan de 10.000 habitantes. Y, de este grupo, la inmensa mayoría (3.975) tienen menos de 500 empadronados.
Envejecimiento cada vez más acusado

El problema se multiplica por el envejecimiento progresivo de las pequeñas localidades: hay una correlación directa entre envejecimiento y despoblación. Cuantos menos habitantes tiene un municipio, más alta es la media de edad de su censo de habitantes. Los últimos datos oficiales son reveladores a este respecto: la edad media del conjunto de la sociedad española es de 42,9 años, pero en las áreas rurales se dispara, lo que hunde -en muchos casos hasta el cero absoluto- sus tasas de natalidad.

En el grupo de localidades españolas de entre 2.000 y 5.000 habitantes, la edad media alcanza los 44,3 años; en los municipios de entre 2.000 y 5.000 habitantes esa media se eleva a 47,2 años; a 48,8 asciende en el grupo de localidades de entre 500 y mil habitantes; y en los pueblos de menos de 500 habitantes la media de edad se dispara por encima de los 50 años. El caso extremo se da en los municipios de menos de 100 empadronados, en los que la media de edad roza los 60 años (57,7)

miércoles, 21 de junio de 2017

INTERNET ALTA VELOCIDAD



Convocadas ayudas para mejorar el acceso a Internet en los pueblos

La Junta convoca subvenciones para promover la extensión de redes de acceso a Internet de alta velocidad capaz de dar servicio de más de 30 Mbps por segundo a los usuarios, especialmente a los habitantes de zonas donde no haya ningún operador y localidades de menos de 500 habitantes. 

El presupuesto asignado es de 1,6 millones de euros, cofinanciado mediante fondos Feder, y los operadores de telecomunicaciones podrán beneficiarse con una subvención de hasta el 90 % de su inversión. 

La finalidad de estas subvenciones es acelerar la extensión de la cobertura de las redes públicas de comunicaciones electrónicas capaces de proporcionar servicios de acceso a Internet de alta velocidad a las zonas sin cobertura actual ni prevista en los próximos tres años.

A VER SI ES VERDAD.

martes, 20 de junio de 2017

¿INEVITABLE?


La desaparición de los pequeños municipios "es inevitable"
Tertulianos y público coinciden en la necesidad de una apuesta política por crear servicios en núcleos intermedios
García, Rodríguez, Olmedo y Pérez, en el debate. 


El debate de las Jornadas de Innovación Agroganadera traspasó la frontera del enunciado, y sobre todo debido a las intervenciones del público, se adentró también en algunos aspectos más globales sobre el mundo rural. Por ejemplo la supervivencia de los pequeños núcleos de población se considera prácticamente imposible, tanto por razones económicas como "sociológicas. Queda muy bonito eso de decir que hay que fijar población en el mundo rural. Pero luego no va a vivir a un pueblo de menos de 500 habitantes ni los presidentes de las asociaciones de defensa del mundo rural", indicó una de las intervenciones.


No significa que las personas que ayer debatían en el Consejo Consultivo sean partidarios de "cerrar los pueblos", pero sí consideran que seguir invirtiendo políticas y esfuerzo en un asunto perdido de antemano por la sociología no tiene sentido, y hay que apostar por dotar de buenos servicios a núcleos intermedios. Poblaciones del tamaño, por ejemplo, de Benavente, que puedan permitir a las personas ocupadas en el sector primario a vivir del medio rural aunque con los servicios básicos cubiertos. "En un pueblo de 500 habitantes no se puede tener un centro de salud", explicó Marco Antonio Rodríguez. "Los políticos están obcecados porque las pequeñas poblaciones sigan existiendo, pero las personas quieren tener servicios que solo están en poblaciones más grandes".

José Luis Calvo, de Gaza, que estaba entre el público cree que se pone demasiado el acento en un sector, el agroalimentario, que ha logrado un alto nivel de desarrollo en Zamora, mientras que se ha silenciado el proceso de "desindustrialización" de la provincia, con la pérdida de cientos de puestos de trabajo en industrias como la textil, Renfe o la energía, lo que fue Iberduero. "Nos falta masa crítica burguesa para invertir. Habría que pescar con caña gente con talento para traerla aquí". Consideró que la actitud más positiva, no obstante, es la de "dejar de lamentarse, porque el cierre de los pueblos es irreversible por un proceso sociológico y continuar en esa línea es perder el tiempo".

Las intervenciones del publico incidieron también en otros aspectos, como los perjuicios del lobo al sur del Duero y la fauna en general en la ganadería, la necesidad de incorporar a las empresas agroalimentarias a jóvenes técnicos bien formados que pueden aportar novedosos puntos de vista a la gestión y procesos productivos, y la petición de una mayor cercanía de los políticos con los problemas reales de la gente.